Europa es el Edén de los usureros

Ediciones El Butacon - EuropaEl corazón de los gobernantes de Europa está tan podrido que dudo que ya tengan corazón. Los refugiados que tratan de alcanzar un trozo de paz y estabilidad en la vieja Europa se topan con una realidad hostil y miserable, casi tanto como los obuses y balas trazadoras que dejaron en el camino. Los refugiados tropezaron con guardias nada amistosos, alambradas de espino y una burocracia cuyas letras no hablan de la generosidad del hombre y se niega a repartir el maná heredado de antiguas generaciones.

Europa es el Edén de los usureros, cueva de los ladrones de cuello duro y manos suaves, territorio de cuero negro y salones cubiertos de pintura renacentista, cuyas figuras esgrimen una sonrisa muerta y una mirada de hielo.

Europa es la tierra de los perfectos hipócritas, esos que condenan los actos terroristas y le abren un pasillo de alfombras a los amos del petróleo, los mismos que cortan la cabeza por pensar diferente y azotan a las mujeres en el nombre de un dios que no perdona a nadie.

Europa es territorio virgen para Los violentos de Kelly, aquella película de la II Guerra Mundial que abrazó a americanos y dio cobijo al tanquero nazi. El oro no entiende de doctrinas y sigue siendo oro por encima de todos los pecados.

Al final, todas las tragedias no son más que el daño colateral que implican los negocios. Los miles de familias quedan varadas en el camino, el frío apuñalando almas y la indiferencia sellando puertas.

En España se secan al sol las miserias, los cobardes huelen a mesa de camilla y los hipócritas siguen dando abrazos de hierro. Todo va peor y huele a fiesta. La frontera está cerrada para las almas que carecen de brújula. En este patio todo se soluciona con una sonrisa que huele a formulario y una mano que nunca tuvo dueño. Los dioses ordenan desde el púlpito que todo siga igual que ayer, aunque hoy sangran las espaldas de los humildes. El mar se abre a todos y huele a libertad. Pero ya quieren ponernos murallas más allá del horizonte.

@butacondelgarci

No hay comentarios.

Agregar comentario