Mañana será el mismo día que este amanecer

huchaTú puedes frenar tu vida que va camino del abismo, pero no puedes parar el viento. Tú puedes cambiar el curso errático de tus días pero no puedes abrazar la lluvia. Eres un animal innoble que busca la ventaja del sol y cierras la puerta a tu hermano; una persona con el corazón de esparto y alma ciega que mira el lado equivocado de la calle.
Tal vez mañana no tengas el mismo rostro y tus pasos apenas signifiquen la sombra peregrina de aquel árbol; pero mírate las manos y busca un gramo de solidaridad o una palabra justa que aporte luz a la oscuridad de tu alma; encuentra la espada que cercene tus dudas, un golpe de aire que apague el miedo que te abrasa.
No busques en el fondo del armario mi corazón roto porque perdí las llaves. Quizás llueva mañana y el agua diluya tus mentiras, puede que esconda la última promesa que no cumpliste y el horizonte borre la última estrella que se quedó sin nombre.
Mañana será el mismo día que este amanecer que no reconocí mientras sigo el mismo camino que tú y no nos encontramos. Somos hombres y mujeres cruzando océanos y no queremos entrar en la misma puerta. Puede que nuestro nombre sea otro y otra la mañana.

Foto: Carmen Vela

No hay comentarios.

Agregar comentario