El reino de Bertín

“¿Que qué me parece que la gente quiera pagar menos impuestos? Pues mire, lo ha dicho Bertín [Osborne] y si yo no fuera política haría todo lo que pudiera para pagar los menos impuestos posibles”.

Son palabras de Esperanza Aguirre, la presidenta del PP de Madrid, política que lleva cuarenta años ejerciendo y viviendo muy bien a costa del contribuyente. Esperanza Aguirre ve con buenos ojos que los que más tienen lleven su dinero a los paraísos fiscales y como buena liberal hace la vista gorda ante las evidentes carencias sociales de este país tan desangrado que es España.

Porque España flaquea de todo: los hospitales públicos parecen barcos en la antesala del hundimiento, médicos insuficientes y mal pagados, pacientes mal atendidos y medicinas básicas a precio de petróleo. La enseñanza es un bien que ya no está al alcance de cualquiera, sino del hijo del que más tiene y puede. Los servicios públicos no se renuevan porque el dinero se desvía a menesteres ocultos y puede que desemboquen en bolsillos siniestros.

España es el reino de Bertín que es el Alfredo Landa de estos días pero sin boina. Una España llena de ciegos codiciosos y lazarillos que lucen Armani, celulares de última generación y secretarias del todo a cien que no sonríen para no babear silicona, porque un gurú desabrido ha dicho que la silicona es la dueña de todos los silencios. Vemos, oímos, callamos. Callamos, oímos y vemos…

Y lo que vemos nos da igual. Cualquier día nos llueve en plena procesión y no nos moveremos hasta que los santos nos avisen.

España sigue siendo así: testaruda  y masoquista. Rugen los truenos,  creemos que es Julio Iglesias resfriado y seguimos comiendo la sopa. Nunca pasa nada, aunque nos roben trozos de nuestra alma. Volveremos a elegir a los políticos de siempre y ellos saldrán ganando. Siempre ganan. No tienes más que encender el televisor y allí estará Bertín saludando en nuestra casa.

@butacondelgarci

No hay comentarios.

Agregar comentario